(+34) 938 850 916 - erredevic@erredevic.com

Blog

¿Porqué nuestro jamón es cocido y curado?

pernil cuit curat erre de vic

Hay una diferencia muy grande entre el jamón cocido y nuestro jamón cocido curado. Y no es que lo digamos nosotros, sino que tú mismo lo puedes comprobar. ¿Cómo? Catándolo. Es entonces cuando verás que hay texturas y textura de jamón, gustos y gusto de jamón. ¿La explicación? En nuestra manera de hacer el jamón cocido, y nos basamos en este proceso para confirmar que nuestro jamón es un jamón cocido CURADO.

Como la mayoría de vosotros sabéis, el jamón cocido curado Erre de Vic 1952, es considerado un producto gourmet, ya que está hecho a partir de piezas enteras de cerdo y se trabaja de forma completamente manual por parte del personal experto en métodos artesanales, con una maceración larga. Durante todo el proceso de elaboración afirmamos el gusto, el aroma y la calidad propias del jamón. Y es justo en este proceso donde obtenemos este resultado tan espectacular que nos hace tan diferentes.
Pero, ¿cómo empieza todo? ¿Cómo es la elaboración de un jamón cocido curado?

El proceso en sí, es muy sencillo, alimentos de máxima calidad con un sistema de producción artesanal. Pero bajamos a detalle para que puedas entender cómo lo hacemos.

Empezamos con la selección de nuestros jamones, priorizando proveedores de la zona, así evitamos que la carne pase por largos desplazamientos. Apostamos siempre por productos de km 0.

Una vez llega el pedido de jamones en nuestra casa, repasamos que su temperatura sea la óptima y que cada una de las piezas tengan el color y el aspecto deseado. Solo así, podremos seguir manteniendo la calidad que defendemos. Y sí, repasamos pieza a pieza, como antiguamente hacían nuestros padres, un proceso artesanal pero con el que podemos controlar toda la producción.
Una vez los jamones pasan el primer proceso de selección los cuelgan uno a uno para pasar a una sala de frío para que reposen. Desde donde pasarán a la sala de limpieza para retirar si llega el caso, un exceso de grasa o tendones, para una fase posterior añadir sal y nitritos. El control de temperatura, estado higiénico, valoración de la carne y colgado se hacen en la misma operación. Y lo hacen todos los elaboradores, por norma.

Es justo en este momento cuando llega el momento más importante en la producción de un jamón cocido excelente. Para que la sal y los nitritos se repartan como es debido, los jamones rodarán dentro de un tambor giratorio durante más de 10 horas, de manera lenta pero sin parar.

Pasadas estas 10 horas como mínimo, el jamón volverá a reposar durante más de 3 días en una sala de frío. Todos curan más de tres días, por eso podemos decir cocido curado. Si se curan un mínimo de tres días serían sólo cocidos, sin curar.
Envasar los jamones reposados en moldes i los haremos cocer. Una vez cocidos los envasaremos al vacío. Los jamones que se cuecen en lata, una vez cocidos y fríos los dejaremos reposar uno o dos meses para redondear su paladar.

Es en este punto donde ya pueden ser loncheados o bien distribuidos con piezas enteras para su comercialización.

No utilizamos ni colorantes ni aromas cárnicos. El color, olor y paladar salen de la combinación de las transformaciones habidas durante los procesos de curación y cocción. Porque creemos en la ética de los alimentos. Una correcta alimentación comienza por un producto 100% sano. Y como creemos en nuestro producto no utilizamos estrategias de marketing para atraer la atención de nuestro consumidor. Nuestros envases son igual de transparentes que nuestra manera de hacer.

Ahora, sólo es necesario que hagas la prueba. Ir al mercado o en tu tienda de confianza y pide jamón cocido curado Erre de Vic 1952. Cierra los ojos y pruébalo. ¿Qué te parece? Bueno, ¡eh!

PrintFriendly and PDF

Post navigation