(+34) 938 850 916 - erredevic@erredevic.com

Blog

Las mujeres dentro de Erre de Vic 1952

Fundadora Erre de Vic, dona emprenedora

Larga es nuestra historia, un negocio familiar para llevar adelante nuestra idea de lo que debe ser la alimentación. Una alimentación basada en la ética y en el respeto hacia las personas, hacia los animales y el medio ambiente.

Este trabajo con ilusión y la lucha comprometida, ha sido siempre nuestra misión, iniciada y liderada desde la parte más interna de la organización, donde hoy todavía forma parte de nosotros a través de una persona llena de coraje durante el paso del tiempo, de ayer, hoy y siempre. Cristina Erra, nuestra madre. Y hoy te hablamos de ella porque creemos importante también compartir contigo uno de los valores que nos ha transmitido ella especialmente con cada una de sus acciones y palabras.

Queremos compartir contigo todos los eventos que preparamos, la evolución de nuestros productos,… pero también contarte nuestra parte más íntima, la que te permite entender nuestra filosofía y porque hacemos las cosas como las hacemos.

Cristina Erra es una de las almas de Erre de Vic 1952, una mujer que ha hecho realidad que estemos ahora donde estamos, gracias a su manera de ser y de hacer:

  • Oportuna: ha sabido ver, unas necesitas claras en un mercado y encontró rápidamente el camino para satisfacerlas.
  • Trabajadora: siempre ha sabido a qué hora empezaba, pero nunca cuando terminaba repartiendo su tiempo entre su sueño y la vida familiar, dándonos todo lo que hemos necesitado.
  • Segura de sí misma: siempre ha sido segura del camino que quería caminar, aunque en muchas ocasiones se ha encontrado con muchas trabas, debido al tiempo que le ha tocado vivir y el hecho de ser mujer.
  • Disciplinada: siempre ha tenido la habilidad, de pensar en que es importante y que no, y trabajar para resolver los problemas. Tanto si da pereza como si no.
  • Constante: su camino hacia el éxito la ha mantenido siempre viva y con ganas de seguir adelante.
  • Enfocada: siempre ha sabido cuál era su objetivo, obtener un producto de máxima calidad con el máximo de servicio hacia el cliente.
  • Adaptable: siempre se ha adaptado a los cambios para ver prosperar el negocio familiar.
  • Equilibrada: siempre ha sabido mantener un equilibrio entre la familia y sus hijos, y la empresa.
  • Luchadora: para hacerse un camino profesional en un mundo de hombres, para luchar para la libertad de las mujeres y su reconocimiento.
  • Inteligente: aunque su padre la privó de estudiar, ella ha sido autodidacta y se ha formado para poder dar al máximo de sí.

Y es que no podemos decir menos de una persona, que junto con el padre, ha luchado para llevar adelante una empresa de productos cárnicos, y que se ha convertido, en una empresa con productos considerados productos gourmet, gracias a la gran calidad y los procesos artesanales con los que elaboramos cada una de las piezas.


Ante mujeres así, tan fuertes y llenas de coraje, sólo podemos decir una cosa, ¡gracias por todo lo que has hecho y haces!
Y sobre todo, ¡muchas felicidades que hoy haces años y querremos celebrarlo muchos más años contigo!

PrintFriendly and PDF

Post navigation