(+34) 938 850 916 - erredevic@erredevic.com

Blog

Historia de las salchichas Frankfurt

història saltxitxes frankfurt

La historia de las salchichas se remonta hace 3500 años con los babilonios. Por lo tanto podemos esperar que en cada una de las culturas posteriores siempre ha habido muchísima tradición. No hay que ir muy lejos, en Cataluña también han sido muy populares y son las protagonistas de un plato típico de nuestra tierra: butifarra con judías.

Si hacemos un repaso histórico de este alimento, podemos ver que nos han estado acompañando a lo largo de nuestra evolución.

En la época griega, adaptaron la salchichas y le dieron el nombre de Orya.

En la época romana, se convierte en un plato muy típico, llamado Salsus, convirtiéndose en protagonista de las fiestas lupercales, fiestas paganas anuales que se celebraban el 15 de febrero en honor al diez Lupercus.

Es durante la Edad Media, que en cada región empiezan a aparecer fórmulas regionales con tamaños, formas, texturas y sabores totalmente diferentes unas de otras. Y con nombres que denotan su lugar de origen.

A lo largo de los siguientes años se empiezan a producir unas diferencias nacionales bastante evidentes. Mientras que en los países mediterráneos elaboraban salchichas más duras y secas. En el norte de Europa eran más gruesas, tiernas y sobre todo grasas.

Pero no es hasta mediados del siglo XIX, 1860, que en la región de Alemania aparece la salchichas frankfurt como la que conocemos hoy en día. Una variedad totalmente distinta de las que hacían y degustaban en la zona. Y como era habitual, el nombre que se le da es el del lugar de origen, en honor a su ciudad.
Esta salchichas es especiada, ahumada, y según la tradición alemana se le dio expresamente la forma medio curvada que actualmente también podemos apreciar. Esta salchicha también recibió el nombre de “salchicha dachshund”, nombre que llegaría hasta América, donde recibiría el nombre popular “salchichas hot dog”.

Han pasado los años y se han popularizado tanto que las podemos encontrar en gran parte de nuestros hogares. Es por ello que a Erre de Vic también hemos preparado nuestra versión de salchichas de frankfurt. Son únicas porque sólo contienen jamón, pavo o pollo, sal nitro y ascorbato sódico. Tienen el punto justo de equilibrio entre la carne y la grasa, aquel que consigue (a temperatura ambiente) que se fundan en la boca mientras las saboreamos.
Son la versión más saludable, producto al que se le ha otorgado el sello de producto ecológico. Y lo podrás encontrar en cada uno de los embalajes.

PrintFriendly and PDF

Post navigation