(+34) 938 850 916 - erredevic@erredevic.com

Blog

Los buenos hábitos se aprenden en la mesa

Els bons hàbits s'aprenen a taula

El acto de comer va mucho más allá del hecho de aportar alimentos a nuestro cuerpo porque sentimos hambre. Se trata de un momento donde hay conciencia plena de lo que conseguimos con una nutrición adecuada, a parte claro, de un momento de placer, que compartido o no, nos dedicamos a nosotros mismos. Es el placer de alimentarnos: nutricionalmente y a nuestros sentidos. Toda una experiencia en sí misma.

Si bien, es cierto que hay personas que no disfrutan con las comidas y que se limitan a consumir alimentos, una buena parte de la población comemos como hábito saludable y consciente respetando al máximo al cuerpo. Nos gusta comer.
Desde Erre de Vic estamos convencidos de que comer adecuadamente y con conciencia nos permite estar sanos e, incluso, evitar problemas de salud.

Pero, ¿ya cuidamos bien todos los detalles que rodean una comida? No sólo se trata de comer de una manera sana y equilibrada, sino que hay que cuidar hasta el más mínimo detalle para ofrecernos este momento de placer. Hay que cuidar la calidad, como la preparación y presentación de nuestras comidas, para después, disfrutarlos en plena conciencia.
Preparar la mesa, servir los alimentos y comer tranquilamente sin interrupciones como el móvil o la televisión, parece hoy en día una tarea casi impensable.
Comida o cena, hasta hace poco, era un momento de unión familiar. Donde todos colaborábamos preparando los alimentos, la mesa, recogiendo, etc., y sobre todo, era un momento para sentarse todos juntos y contarnos cómo nos había ido el día, o qué podríamos hacer.
En la mesa no sólo se come, sino que se aprenden muchos buenos hábitos como son:
– no gritar
– compartir
– colaborar
– sentarse bien
– esperar

Seguro que hay muchas familias que aún mantienen este buen hábito y lo tienen muy presente dentro de la educación de sus hijos. Y aunque parezca idílico y sencillo, no lo es. El día a día lleno de tareas fuera de casa, hacen que cuando llegamos a casa queramos tenerlo todo rápido y cómodo.
Pero las recompensas son infinitas cuando nos dedicamos tiempo. La comida siempre es muy bueno y sabroso. La tranquilidad o las risas que pueden inundar por un instante nuestra mesa, nos aporta paz. Y sobre todo tranquilidad que estamos haciendo las cosas bien y nos estamos alimentando tanto por dentro como por fuera.

La alimentación va mucho más allá de los alimentos y hay que tenerlo presente. Por eso nosotros nos encargamos de acercarte los productos elaborados de manera sana, equilibrada y artesanal, y tu disfrutes de terminar de prepararlos y compartirlos en la mesa, siempre poniendo la conciencia plena en la comida.

¡Buen provecho!

PrintFriendly and PDF

Post navigation